martes, 29 de enero de 2013

¡¡Zirty liras!!

Una vez estuve en Estambul y descubrí que los gatos podían andar sin miedo por las calles.