domingo, 3 de octubre de 2010

Esculpiendo estrellas de la muerte

¡Qué pena! Jorge Pato (George Lucas) está cada día más senil. Parece que sus buenas ideas las extrajo de algún cuaderno amarillo de un compañero de universidad y ahora el cuaderno se ha acabado y él ya no está en la uni y no puede copiar más.
THX 1138, En busca del arca perdida o Star wars edisodio IV - a new hope parecen buenas ideas que jamás vuelvan a producirse en la mente de este supuesto creador. Y digo lo de supuesto porque tío Lucas con el paso de los años se ha convertido en un hacedor de pasta, más que en el cineasta que nos sorprendió tanto en los años 70. Poco a poco supongo que contagiado por su amigo, otro dinosaurio ya casi extinto llamado Steven Spielberg, su filmografía se ha ido transformando en algo vulgar conteniendo sólo una pátina de modernidad efectista que cansinamente ha ido añadiendo a su saga galáctica editando remasterizaciones cada vez más relamidas y barrocas (yo tengo tres ediciones de VHS de la antigua trilogía y un par de pelis en DVD de la última, George no logró a pesar de mi fanática energía que me interesara por completar la colección).
Ahora este barbudo y canoso sesentón nos vuelve a sorprender irritantemente con su nueva y creativa idea, añadir a su saga otro nuevo efecto especial, el famoso sistema 3D. Y de nuevo me hago la pregunta que ya me hice con las antiguas remasterizaciones, ¿para qué? y enseguida pienso en el proceso creativo pero después de unos segundos de no entender nada me viene este simbolo a la mente ($) y dejo de pensar. Lo contrario que le ocurre a George (será porque tiene tanta pasta que sufre el sindrome del Tío Gilito) que su proceso de creación está orientado a exprimir bolsillos en lugar de escribir y crear nuevas historias.
No se, pero creo que el mercado se está cargando cada día más las buenas ideas. Pienso en pelis como Psicosis de Alfred Hitchcock, filmada en una epoca en la que el color era lo más moderno pero que para su creador molestaba más que ayudaba para contar una cruda historia de terror y por eso la filmó en blanco y negro, sin importarle si era o no comercial hacerlo así.
Me gustaría saber porque ocurre todo esto y la mayoría de la gente sólo quiere efectos y se la pela si transmite emoción alguna aquello que tiene enfrente de sus narices. Quizá es el momento de pensar porque le ocurre esto a un Homo Sapiens en este momento de su evolución supuestamente tan avanzada.

1 comentario:

OSCAR FRANCIA dijo...

Davitillo cariiiiiiiii!!! ;)